Category Archives: Paidós

Todos contra uno: el juicio de Adolf Eichmann

Desde los albores de la historia, la humanidad ha presenciado la escena de un hombre solitario que se enfrenta a su propia destrucción, una destrucción encarnada por un tribunal que, a su vez, representa a la sociedad. Todos nosotros que, de una u otra manera, dudamos de nuestra propia muerte (es decir, de la realidad) nos encontramos en el juicio cara a cara con la existencia de esa cruda realidad.

A veces, un juicio resulta inolvidable por su significado simbólico y porque el acusado cuenta con nuestra más absoluta simpatía. Este es el caso del juicio de Sócrates, que se celebró en Atenas en el siglo V antes de Jesucristo. En ocasiones, un juicio cambia el rostro de la humanidad, como en el que se celebró contra Jesús, en Jerusalén, en torno al año treinta de nuestra era. Puesto que la condena del inocente era inherente a la tarea de cumplir las Escrituras, las posibles actitudes frente a este juicio superan la dimensión humana. A veces, un juicio se recuerda por haber sido un caso sumamente lastimero y sucio, como el proceso contra Juana de Arco, en la ciudad de Ruan, en 1431. En otras ocasiones, el juicio marca unos inmensos cambios políticos, como el proceso contra Luis XVI, en París, en 1793. En este caso se puede discrepar sobre de qué lado deben estar las simpatías. Sin embargo, en la historia del mundo, la humanidad no se había preparado nunca (tan unánimemente exenta de simpatía) para destruir a un sólo hombre como en el caso de Adolf Eichmann, en Jerusalén, en 1961.

Cabría preguntarse por qué no aparecen en esta lista los juicios de Núremberg pues, a fin de cuentas, allí se juzgó a personas que incluso eran culpables de forma más directa y en mayor grado que Eichmann. La respuesta podría ser que, en 1946, nadie quería oir hablar de la guerra: había que colgar cuanto antes a los canallas y pasar la página. Además, incluso entonces, algunos hechos resultaban apenas creíbles, como el terrible testimonio sobre las cámaras de gas ofrecido por un miembro de la SS, Kurt Gerstein (quien en 1942 transmitió esta información a Suecia y al Vaticano, aunque su acción fue infructuosa). En cambio, ahora, en 1961, la guerra está de moda: las novelas de guerra encabezan la lista de best sellers, los documentales bélicos llenan las salas de cine de todo el mundo, hay una nueva generación que quiere saber todo acerca de los motivos válidos o cuestionables. Sin embargo, la abrumadora atención que recibe el juicio a Eichmann no se puede explicar únicamente por la distancia que nos separa ahora de la guerra. La principal causa redica sin duda en el hecho de que, en Jerusalén, se presentará ante sus jueces un sólo hombre, mientras que en Núremberg era veinte. Aquello era un grupo frente a un grupo, algo muy distinto de todos contra uno.

Extracto de El juicio a Eichmann, de Harry Mulisch.

el juicio a eichmann

El juicio a Eichmann, de Harry Mulisch, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Ariel.

Para leerte mejor: Mecanismos para la formación de lectores que escriban

La calidad de la educación y del desempeño laboral depende en enorme medida del dominio de la lengua. Escuchar, leer, hablar y escribir mejor permite pensar, saber, creer, descubrir, conocer, indagar, imaginar mejor. El dominio del idioma se fortalece con la lectura y la escritura, que empiezan con el amor a los libros, a otros impresos, a las opciones de imágenes y textos que ofrecen las nuevas tecnologías. La afición, la curiosidad, el interés por los textos y las imágenes pueden arraigarse en los niños antes de que aprendan a leer, e incluso antes de que aprendan a hablar.

No invertir en la formación de lectores que lean por gusto y sean capaces de servirse de la escritura es desperdiciar lo que el país ha invertido en la ampliación de la cobertura escolar, la alfabetización y la práctica de los otros usos de la lectura y la escritura.

Una consecuencia de la lectura por placer -de la nota roja y las reseñas de espectáculos de Lezama Lima y Sergio Pitol- es el adiestramiento para la comprensión: para la construcción de sentidos y significados. Eso la vuelve una actividad educativa y formativa irremplazable, vinculada a lo largo de la vida con múltiples formas y niveles de desarrollo personal y social. Una actividad que será más productiva mientras se realice con textos de mayor calidad.

Aunque sea, como diría Perogrullo, una actividad de la mayor utilidad, la lectura utilitaria no crea la afición a leer. Durante dieciocho años (1983-2001), mientras fue dirigida por la doctora Ana María Magaloni, la Red Nacional de Bibliotecas Públicas tuvo un crecimiento extraordinario, pues pasó de poco más de trescientas a poco más de seis mil, instaladas en ochenta y ocho por ciento de los municipios de la república.

Tuvo una innegable eficacia para contribuir a que el analfabetismo se redujera, pero se mantuvo enérgicamente orientada hacia la lectura útil y su capacidad para formar lectores fue virtualmente nula.

Los lectores se forman cuando descubren los placeres de la lectura; los placeres de los sentidos y placeres del intelecto. En ese momento ya no hacen falta otras razones: la recompensa mayor de leer es la lectura misma. Como escribió Alfonso Reyes en La experiencia literaria: “Sin cierto olvido de la utilidad, los libros no podrían ser apreciados”.

Extracto de Para leerte mejor, de Felipe Garrido.

para leerte mejor

Para leerte mejor, de Felipe Garrido, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Paidós.

Padres tóxicos: Legado disfuncional de una infancia

El arte de ser un padre funcional empieza mostrando los propios sentimientos de manera abierta, sana y honesta.

Un padre sano no desquita su enojo o su frustración con sus hijos y deja claro que el amor no está condicionado a ningún estado de ánimo ni a ninguna conducta. El amor es incondicional aunque existan errores de los hijos y los estados de ánimo fluctúen en la familia.

Ahora bien, los que no tuvimos la fortuna de crecer en una familia funcional tenemos un doble trabajo para fortalecer la autoestima y sentirnos capaces de ser amados y respetados. Los que pertenecimos a una familia disfuncional -donde alguno o ambos de los padres es tóxico- tenemos mayor probabilidades de tener conductas autodestructivas y de hacernos daño o lastimar a quienes amamos, ya que aprendimos que merecíamos ser constantemente castigados y rechazados. Aprendimos que el amor dependía de nuestro comportamiento y, en muchos casos, no tuvimos claro lo que se esperaba de nosotros. Aprendimos que amar era lastimar y sufrir, ignorar y rescatar, controlar y abusar. Por eso también tenemos mayor probabilidad de establecer dinámicas disfuncionales de relación interpersonal.

Aunque seamos responsables de nuestra vida en la edad adulta, la verdad es que de nuestra familia de origen dependerá nuestra capacidad para mantener relaciones sanas cuando crezcamos. En nuestra familia de origen aprendimos a relacionarnos, a enojarnos, a manipular, a manejar el conflicto, a defendernos; a generar un concepto de unión, lealtad y cohesión; a perdonar, a guardar resentimientos, a ser agresivos pasivos, a ser amorosos…

Si quieres saber más sobre este tema, lee Padres Tóxicos, de Joseluis Canales.

padres tóxicos portada

Padres Tóxicos, de Joseluis Canales, estará disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Paidós, a partir de agosto.

Por qué fallan las mentiras

Las mentiras fallan por muchos motivos. Quizá la víctima del engaño descubra accidentalmente la verdad al encontrar un documento escondido o una mancha de barra de labios en un pañuelo. También puede ser que otra persona delat al mentiroso: un colega envidioso, una esposa abandonada, un informante que ha sido pagado para ello, son algunas de las fuentes básicas de detección de los engaños. Sin embargo, lo que aquí nos importa son los errores cometidos durante el acto mismo de mentir contra la voluntad del que miente, conductas que llevan sus mentiras al fracaso. La pista sobre el embuste o la autodelación puede presentarse en un cambio de la expresión facial, un movimiento del cuerpo, ina inflexión de la voz, el hecho de tragar saliva, un ritmo respiratorio excesivamente profundo o superficial, largas pausas entre las palabras, un desliz verbal, una microexpresión facial, un ademán que no corresponde. La cuestión es: ¿Por qué no pueden evitar los mentirosos estas conductas que los traicionan? A veces lo consiguen. Hay mentiras ejecutadas hermosamente, sin que nada de lo que se dice o hace las trasluzca. ¿Pero por qué no sucede esto en todos los casos? Las razones son dos, una de ella vinculada con los pensamientos y la otra con los sentimientos.

¿Quieres saber más? Entonces debes leer Cómo detectar mentiras, de Paul Ekman.

cómo detectar mentiras

Cómo detectar mentiras, de Paul Ekman, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Booket.

Cómo escribir una novela y volverse rico

Es un hecho bien conocido que la manera más fácil de convertirte en alguien extraordinariamente rico e irresistible al sexo opuesto es escribir una novela.

Sin embargo, la mayoría de las personas que escriben su primera novela cometen los mismos errores y, por desgracia, no logran hacerse ricas ni atractivas.

Por eso decidimos compartirte el siguiente video, en el que descubrirás cuál es el secreto para escribir una buena novela y evitar los errores que la mayoría comete.

¿Qué te pareció? ¿Estás dispuesto a convertirte en un escritor exitoso?

como-no-escribir-una-novela copy

Cómo no escribir una novela, de Howard Mittelmark y Sandra Newman, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Paidós.

¿Cuál es el sentido de la Física?

Hierón había accedido al trono de la ciudad siciliana de Siracusa. Dio a un artesano una determinada cantidad de oro para que le moldeara una corona; cuando la corona llegó, también lo hizo un rumor de que el artesano había sustituido algo del oro por plata. Hierón encargó a Arquímedes, que entonces tenía poco más de 20 años, que descubriera la verdad.

La historia, tal como la relata el escritor romano Marco Vitruvio Polión, dice que Arquímedes se dio cuenta de cómo resolver el problema cuando advirtió el volumen de agua que su cuerpo desplazaba en la bañera. La plata, al ser menos densa que el oro, desplazaría menos agua. Arquímenes realizó una serie de experimentos que implicaban sumergir fragmentos de plata y oro que pesaban lo mismo que la corona para ver cuánta agua desplazaba cada uno. Esto le permitió decir si había plata en la corona. En su alegría, Arquímedes salió desnudo a la calle, gritando: ¡Eureka! (¡Lo encontré!)

¿Es éste el sentido de la física, dar respuesta a preguntas que aparentemente no la tienen? Ahora podemos observar nuestro entorno a través de una extraordinaria gama de escalas. Allí donde antaño pensábamos que la materia era indivisible, nos hemos hecho cada vez más pequeños, hasta el nivel del átomo, y más allá todavía, hasta las partículas más fundamentales, y en último término hasta una concepción en la que la materia se halla realmente compuesta por fluctuaciones en la energía del espacio vacío.

Fragmento de Grandes cuestiones de la Física, de Michael Brooks.

grandes cuestiones de la fisica michael brooks

Grandes cuestiones de la Física, de Michael Brooks, está disponible en librerías y tiendas en línea bajo el sello Ariel de Paidós.